Fuente de Vida

La Gran Comisión es nuestro mandato.


Elementos Del Tiempo Devocional


A. Preparación del corazón

(Salmos 139:23-24; 119:18; Hebreos 4:16).

Nuestras actitudes son importantes para Dios (1 Samuel 16:7). Cuando venimos a Dios debemos venir con estas actitudes:

1.      Expectación:

Venir ante Dios con anticipación y anhelo. Esperar tener un buen tiempo de comunión con El y recibir una bendición. Esto era lo que David esperaba (Salmo 63:1).

2.      Reverencia:

No se apresure a entrar a la presencia de Dios, sino prepare su corazón, poniéndose de pie delante de El y permita que la quietud aleje los pensamientos del mundo (Habacuc 2:20; Salmos 46:10).

3.      Esté alerta:

Usted se está reuniendo con el Creador, el Hacedor del cielo y de la tierra, el Redentor del hombre. Esté totalmente descansado y alerta. La mejor preparación para un tiempo devocional por la mañana empieza con la noche anterior. Vaya a la cama temprano, de tal manera que esté en buena forma para estar con Dios en la mañana, porque Él merece toda su atención. Por regla general, el mejor tiempo para reunirse con Dios es cuando usted sabe que estará más alerta. Déle a Dios la mejor parte de su día, aquella en la cual usted está más alerta.

4.      Voluntad para obedecer:

Usted no debe llegar a su tiempo devocional esperando escoger que hacer o no hacer, sino con el propósito de hacer cada cosa que Dios quiere que usted haga. Así que venga al Señor habiendo elegido hacer su voluntad, cualquiera que ésta sea (San Juan 7:17). Cuando obedecemos la palabra de Dios podemos saber con confianza que estamos haciendo la voluntad de Dios.

B. Estudio de la Palabra de Dios

San Juan 5:39 nos manda a escudriñar las Escrituras. Esto implica no solamente leer, sino estudiar el pasaje con el propósito de descubrir su significado y lo que Dios quiere comunicar. Para comenzar estudie pasajes cortos (no mas de un capítulo).

Es mejor leer un pasaje corto varias veces que leer varios capítulos. Así puede analizarlo bien. Recuerde que la Palabra no nos fue dada para informarnos sino para transformarnos.

En este sentido, siga los consejos siguientes:

1. Haga las siguientes preguntas básicas: ¿Qué le impresionó del pasaje? ¿Cuál es la idea principal?, ¿Qué significa para su vida?, ¿Qué hará hoy?

2. Para sacar más provecho del pasaje puede hacer otras preguntas: ¿Hay algún ejemplo que debo seguir?, ¿Hay algún mandamiento que debo obedecer?, ¿Hay algún error que debo evitar?, ¿Hay algún pecado que debo abandonar?, ¿Hay alguna promesa que debo reclamar?, ¿Hay algún pensamiento nuevo acerca de Dios mismo?

3. Renueve su mente meditando sobre versículos cuidadosamente seleccionados.

Es conveniente seleccionar con cuidado los pequeños pasajes que se centran en forma específica en las áreas que sabe que necesita transformar para agradar plenamente al señor. ¿Cómo saber cuáles son los versículos sobre los que necesita meditar? ¡Vigile su conducta observe sus actitudes y, en cualquier parte en donde no este imitando a Jesús, allí descubrirá su plan de meditación!

4. Mientras lee las Escrituras y medita sobre ellas, utilice una libreta para anotar los pensamientos que el Espíritu Santo dé. Pero no se dedique a escribir demasiado, pues esto podrá distraerle de su objetivo principal.

5.     Renueve su mente leyendo cada año toda la Biblia o el Nuevo Testamento. Utilice un plan de lectura diaria.

6.     Marque su Biblia, subrayando versículos claves para encontrarlos después.

7.     Lea lentamente. No se apresure. No trate de leer una gran cantidad.

8.     Lea repetidamente. Recuerde que la meta de su tiempo devocional no es tener información, sino alimentarse de la Palabra de Dios y conocer mejor a Cristo.

9.     Lea sistemáticamente. Lea el libro de la Biblia con un método ordenado. Trate de no usar el método de "al azar"-un pasaje aquí, otro capitulo allá. Usted entenderá la Biblia mejor si la lee como fue escrita-un libro ó carta a la vez.

C. Oración

Algunas Recomendaciones respecto a la oración:

1.     Ore refiriéndose al pasaje bíblico estudiado. Responda a Dios sobre el pasaje.

2.     Incluya en su oración los siguientes cuatro aspectos que se plantean con el acróstico CASA para que los recuerde más fácilmente:

3. Escriba sus peticiones en su diario de oración.

A continuación le presento un modelo:

D.    Cantar al Señor (Efesios 5:19)

Cante coros o himnos. Esto ayuda a crear un ambiente de adoración en su tiempo devocional. Si el corazón del creyente no expresa alabanza sincera al Señor durante el canto, entonces cantar no es alabar. El Señor no quiere serenatas sino adoración.

E.    Aplicar lo que ha aprendido

La pregunta es: ¿Qué hará hoy para ponerlo en práctica en su vida? Santiago 1:22 nos advierte de ser "Hacedores de la Palabra y no tan sólo oidores". No tendrá sentido leer la Biblia si no está dispuesto a someterse a lo que dice.

F.    Meditar y memorizar

Copie un versículo del pasaje leído y estudiado en un papel o libreta para meditar en él durante el día. Procure memorizarlo. De esta manera Dios le ayudará a resistir el pecado.

G. Otros

Puede haber otros elementos en el tiempo devocional como: Anotaciones en un diario, lectura de un libro cristiano, etc. Pero es importante consolidar los puntos básicos.


Citas Biblicas

A.

Salmos 139:23-24 Reina-Valera 1960

23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;
Pruébame y conoce mis pensamientos;

24 Y ve si hay en mí camino de perversidad,
Y guíame en el camino eterno.

Salmos 119:18 Reina-Valera 1960

18 Abre mis ojos, y miraré
Las maravillas de tu ley

Hebreos 4:16 Reina-Valera 1960

16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

1 Samuel 16:7 Reina-Valera 1960

Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

A.1.

Salmos 63:1 Reina-Valera 1960

Dios, satisfacción del alma Salmo de David, cuando estaba en el desierto de Judá.

63  Dios, Dios mío eres tú;
    De madrugada te buscaré;
    Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela,
    En tierra seca y árida donde no hay aguas,

A.2.

Habacuc 2:20 Reina-Valera 1960

20 Mas Jehová está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra.

Salmos 46:10 Reina-Valera 1960

10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;
Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

A.4.

Juan 7:17 Reina-Valera 1960

17 El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.

B.

Juan 5:39 Reina-Valera 1960

39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

D.

Efesios 5:19 Reina-Valera 1960

19 hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones;

E.

Santiago 1:22 Reina-Valera 1960

22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos.

 

 

 

.

.